FAMILIAS POTOSINAS SE ORGANIZAN Y LOGRAN TELEVISIÓN SATELITAL

FAMILIAS POTOSINAS SE ORGANIZAN Y LOGRAN TELEVISIÓN SATELITAL

 

• El dirigente de la comunidad de Keluyo, al norte de Potosí, motivó a las familias a comprar antenas. 

Armando Colque ama a su gente y a su comunidad. Es la máxima autoridad del sindicato agrario de la comunidad de Keluyo, en el norte del departamento de Potosí, y se puso en contacto con la Agencia Boliviana Espacial (ABE) cuando la empresa estatal participaba en la Feria Internacional de Minería realizada en mayo de este año. El dirigente empezó una coordinación constante con la empresa espacial para llevar antenas de televisión satelital a su comunidad para el beneficio de 250 familias. 

“Este es un beneficio que tienen que tener todos los comunarios de Keluyo” dijo Colque el día que se enteró del servicio satelital. 

La comunidad de Keluyo se encuentra ubicada en el municipio Kochas de la provincia Linares del departamento de Potosí. Esta localidad está a 3600 metros de altura sobre el nivel del mar y se caracteriza por tener un clima frío, típico del altiplano boliviano. La población se dedica a la producción de cebada, trigo, papa y haba. El pueblo, que alberga a 250 familias, está rodeado de cerros imponentes que dificultan el acceso a las telecomunicaciones. 

La ABE, a fin de socializar con la población boliviana los servicios de radio y televisión gratuita, principalmente, participa en diferentes ferias relacionadas al ámbito tecnológico. Es así que Armando se puso en contacto con la empresa espacial para lograr que los comunarios de Keluyo tengan televisión y radio a través de un kit satelital. Todo esto cumpliendo con el servicio social a la comunidad. 

La empresa espacial al enterarse del interés de este comunario de Keluyo, contactó a una compañía que vende kits satelitales para que lleven las antenas y brinden asistencia técnica a la comunidad para la instalación, apuntamiento de la antena y programación de canales en el decodificador. El kit satelital consta de tres partes, plato parabólico, el LNB y el receptor o decodificador y tiene un costo de entre 300 y 350 bolivianos en cualquier mercado. 

La primera visita a la comunidad de Keluyo se realizó en junio de este año. En esa fecha la empresa que vende kits satelitales 

 

llevó una cantidad de 40 kits satelitales, beneficiando a 40 familias que hasta esa fecha sólo accedían a tres canales de televisión. Esta empresa brindó toda la asistencia técnica para que ellos mismos puedan instalar sus antenas satelitales. 

La emoción de la población potosina fue tan grande que organizaron la visita de la máxima autoridad de la ABE, el Ing. Ivan Zambrana, para el mes de octubre del presente año, visita establecida por la comunidad con un cálido recibimiento. 

“En esta oportunidad respondimos a una invitación de la comunidad de Keluyo para compartir la alegría que ellos tienen de usar el satélite Túpac Katari (…) Ahora se ha traído un segundo stock de antenas con el propósito de ayudar a los beneficiarios”, manifestó Zambrana. 

Los comunarios de Keluyo, al conocer la llegada de la ABE, organizaron a más familias para la compra de 190 kits satelitales, es decir, ahora 190 familias de la comunidad de Keluyo y otras aledañas se benefician con 27 señales de radio y treinta canales de televisión gracias al satélite Túpac Katari. 

“Antes sólo se veía dos a tres canales, ahora esas personas del área rural tienen 30 canales a color, algunos en alta definición y seguramente el efecto será significativo porque el mundo ahora está en Keluyo”, destacó la autoridad. 

Las ventajas que ofrece la televisión satelital de la ABE son las siguientes: Imagen y sonido de alta calidad, cobertura total en Bolivia y en varios países de la región, grilla de 20 radio emisoras, 30 canales de televisión, bajo costo del kit satelital, servicio gratuito sin pagos mensuales, no requiere cobertura celular para activación, no requiere actualizaciones del software del receptor y servicio completamente legal. 

El satélite Túpac Katari redujo la brecha digital en el país y llevó los servicios de telecomunicaciones a las zonas rurales, donde beneficia a más de cuatro millones de habitantes. Una de las mayores ventajas es que el servicio de la televisión satelital no depende de la situación geográfica, ya que las comunicaciones satelitales tienen un amplio rango de difusión cubriendo todo el territorio nacional y esto permite llegar a todos los hogares bolivianos.